20140523

De qué hablamos cuando hablamos de rol... (2)

Firma de Jeanne Roux, con la modelo
Katryn Kruger como pb.
Permítanme explayarme en una de las partes más interesantes del juego del rol, la creación de personajes…

Actualmente la modalidad más conocida para participar del juego del rol es crearse un personaje. Uno tiene una base de una ficha que debe completar con datos acerca de este personaje que como actores vamos a interpretar. Debes completar edad, procedencia, familiares, historia personal, psicología, físico, gustos, odios, etc. Además de eso, seguramente luego debas completar algunos registros para apartar el personaje público (actor, actriz, cantante, famoso de turno, etc.) que va a representar físicamente a tu personaje y te pidan que tengas cosas como una tarjeta de identificación y demás tramites que intentan emular el control estatal en la ambientación.
Antes nada de esto existía (con antes me refiero al rol y a los foros donde yo comencé a rolear), todo este nuevo mundo de rol mega burocrático es algo de los últimos años y que cuando yo estaba dejando de rolear empezaba a tomar fuerza. Es una forma de organizarse, de darle un marco más serio al juego, de poner límites y de apartarlo de la realidad, aunque termina resultando un poco lo contrario cuando te encuentras con más tramites que para registrar a un recién nacido. Pero bien, supongamos que ya superaste esta etapa que yo debí superar al momento de volver, la… “negación”. Negación de vieja, claro está. Me costaba mucho pensar que todo este marco burocrático sirviera realmente de algo y beneficiara al rol. Hoy lo comprendo mejor, pero eso no hace que realmente me parezca que este del todo bien. Como todo, tiene su límite, y creo que algunos foros se esfuerzan mucho en poner normas para todo al punto de que ya llega un instante en donde uno no sabe si mover un dedo con tu personaje está bien o si tenías que pagar un extra o comprar una medalla para poder hacer esa acción, allí es cuando nacen los vacíos legales y los momentos en que uno dice “Bien, al diablo con todo, yo voy a rolear libremente.” y salís a rolear como quien se hace el anarquista saliendo a la calle desnudo a protestar.
Como dije antes, superada esa etapa, vamos a centrarnos en la creación del personaje.
Cuando retorné a este mundillo, después de muchísimas dudas y de prácticamente uno o dos meses de darle vueltas a la idea, me puse a investigar foros de rol que me resultaran interesantes. Encontré uno que mezclaba el mundo de Harry Potter y de Los Juegos del Hambre, una ambientación muy bien lograda a mi gusto pero que luego en plena acción me di cuenta de que quizás estaba muy tirado hacia un lado y quizás solo era un “Los Juegos del Hambre feat. Harry Potter”, haciendo que la parte mágica de este último se perdiera bastante. En fin, llegué allí después de revisar cómo debía registrarme, entender que “Pb” se le dice a la representación física de nuestro personaje y además pelear mucho con formar un personaje que se adaptara a dicha ambientación. Ese primer pj (personaje) fue una chica, se llamaba “Jeanne Roux”, su pb era una modelo “Katryn Kruger”, su ficha me ocupó cinco hojas en Word y realmente estaba y estoy satisfecha de ese personaje, tenía habilidades y debilidades por igual, tenía una historia bastante interesante y bien armada y podía llevarla con facilidad, porque no era una mujer inocente y cuidada, era una que desde pequeña había aprendido a manipular cuchillos de caza y que debía ayudar a su familia a mantenerse. Además que se complementaba muy bien con el pj de una amiga que hacía de su mejor amiga. Jeanne Roux no duró mucho cuando descubrí que en realidad tenía muchas ganas de volver a las bases.
Había evitado la idea de volver a foros de ambientación pura de Harry Potter, no me sentía del todo lista para volver, pero investigando los afiliados del foro donde había vuelto a la acción, me encontré con varios que valían la pena cotillear (chusmear, ver… esto de las diferentes formas de decir algo según el país va a volverme loca jaja) un poco. Terminó ganando uno entre varios y registré a mi siguiente personaje: Jeanne Kent.
Antes de continuar con nuestra segunda Jeanne, quiero decir que desistí de rolear en el anterior foro porque aunque me trataron bastante bien en el chatbox (cb) del foro y parecía un foro bien organizado e interesante, la comunidad de usuarios era bastante cerrada y aunque uno pidiera rol en los lugares que hay para ello, costaba encontrar y costaba que te respondieran el rol ya abierto. Quizás yo debí haber insistido más, pero sinceramente, admitiendo parte de la culpa, no tenía ganas, quería un rol más rápido y más dinámico. Tenía una trama muy buena y me gustaba mucho, pero desistí finalmente de rolear allí. Ojalá algún día pueda llevar a la señorita Roux a otro foro. (Que extraño realmente escribir a un personaje femenino más fuerte)
Mi regreso a la ambientación total de Harry Potter en un foro de rol iba muy cargada de mala onda, mala onda por mi parte. Me decía a mí misma que no iba a durar ni una semana allí por lo que decidí crear un pj no demasiado elaborado puesto que según yo, estaba de paso por ahí. Utilicé “Jeanne” como nombre y busqué cuales eran los apellidos ingleses más pero más comunes (si, lo hice), salió “Kent” y como no era tan malo, quedó (si me preguntan, ahora lo cambiaria… pero los tramites en el foro para eso son demasiados, me da vaguesa). Decidí utilizar como pb a una actriz y cantante con la que siento mucha afinidad y que si conocía bien, y que en realidad también fue una de las primeras que se me ocurrió en aquella vorágine de “Vamos, un pj rápido, lo primero que venga a tu mente”, elegí a Lea Michele, actriz protagonista de Glee. Luego llegó el momento de completar la ficha, y empecé a escribir en Word un personaje muy básico, pero muy. Es lo que la gente común llamaría cliché y la gente del ambiente del rol una “Mary Sue”. Incluso después de haber terminado la historia descubrí que su historia parecía una vil copia de la historia de Harry, y desde allí que me recriminé a mí misma haber creado algo tan… cliché. Fue esa misma recriminación lo que me hizo mejorar a Jeanne como personaje sobre la marcha y ponerle tantas ganas. Y es que, me nace naturalmente esto de que cuando empiezo algo, lo tengo que hacer bien y dar lo mejor de mí misma, las cosas a medias o mal hechas me desagradan, por lo que no podía creer lo mucho que había infravalorado a un pj solo porque “Iba a estar de paso”. ¡Claramente no estuve de paso nada más! Aún hoy sigo en ese foro, después de casi seis meses y con el personaje de “Jeanne Kent”.
Jeanne Kent es pura sonrisa,
gracias al cielo Lea también.

Jeanne cliché Kent por suerte fue muy bien recibida en este nuevo foro, aunque tengo que ser algo egocéntrica en este punto, lo fue porque también no me quede quieta. Luego de creado el pj es que me nació la emoción de volver al mundillo de HP y empecé a investigar todo, preguntaba todas las dudas que tenía a la moderación por más estúpidas que fueran, mandaba MPs para rolear, aceptaba todo rol que me ofrecieran y terminé aceptando que mi amiga se uniera también a este foro y roleé unos dramas con ella que hicieron que ganará el premio al “Mejor Personaje del Mes” justo al mes siguiente de entrar. Si también he de decir que se lleva mucho mérito el foro en sí, ya que al momento de entrar había muchos usuarios con muchos personajes y todos con muy buena predisposición y ganas de divertirse. En esos días de gloría, llegué a rolear hasta en seis temas a la vez y descubrí que no puedo llevar tanto a la vez, o sea, si, puedo, pero no tengo vida si quiero llevar ese ritmo jaja. Vale aclarar que el foro donde entré es de sistema de tópicos abiertos por la administración. Eso es algo que me gustó porque así era en ese foro de hace varios años donde empecé. Ahora, en general en los foros hispanos, pude notar que se opta mayormente por la modalidad de que cada uno abre un tópico en el foro para lo que quiere rolear. Como todo, ambos sistemas tienen su lado bueno y su lado malo, pero volvamos a los personajes, que detenerme en eso otro ya es para algo técnico que para expresarme como de costumbre.
Me llevó un tiempo recomponer el personaje de esa bazofia que había creado al principio y me llevó igual de tiempo sentirme cómoda roleando. Vale aclarar que en los años que no roleé mi vida siguió. Trabajo, estudio, más trabajo, el triple de trabajo y en los tiempos libres, un poco de escribir. Las razones de por qué regresé al rol, creo que valen para otra entrada, pero solo quiero aclarar que mientras no roleaba me dediqué a leer y escribir. Escribí en esos años relatos realistas, basados en propias experiencias o algunos fantasiosos pero siempre basados en una experiencia personal, entonces cuando volví a rolear era extraño para mí escribir completamente algo alejado de la realidad e incluso tener que escribir cosas que no viví, tener que retomar eso de tener que ponerme en la piel de otro cuando estaba muy acostumbrada a escribir sobre algo que conocía al menos mínimamente. Pasaron quizás tres meses hasta que me sentí totalmente cómoda al llevar a Jeanne, al principio no sentía una conexión con el personaje o una fluidez, era una sensación extraña, pero supongo que los que rolean, lo han hecho o simplemente aquellos que escriben, sabrán comprenderme. Hoy en día rolear a Jeanne Kent es divertido y es fácil, siempre digo que es un personaje con el que no me halló del todo identificada, aunque, obviamente tiene cosas de mi propia personalidad. Y aquí entramos en un debate súper interesante que siempre disfruto con mis amigas del rol, ¿Qué tanto tienen nuestros personajes del rol de nosotros mismos? Para mi mucho, y no está mal y no es incoherente que así sea. Uno puede lograr personajes totalmente opuestos a uno, incluso muchos hoy en día rolean personajes del sexo opuesto al propio, pero están esos personajes que tienen más de uno de lo que creemos. ¿Por qué me parece que eso es así? Porque estos personajes que más tienen que ver con uno, son quizás esos personajes que uno más rolea, que lo hace a diario o al menos una vez a la semana, y el rol no es como escribir un relato que uno decide todo lo que sucede, en el rol, todo depende de más de una persona, entonces a veces, uno, hace que el personaje reaccioné como uno lo haría sin darse cuenta a situaciones que no lográbamos o no nos damos el tiempo necesario para suponer como lo haría realmente el personaje. Si uno rolea asiduamente, a veces ciertas cosas se nos escapaban del marco del personaje en la vorágine y uno involucra su lado personal y no su lado actor. Es un poco lo que hablábamos antes de este fino límite entre la realidad y el rol… bendita línea que más de una vez la borramos con el codo y la redibujamos antes de perder el límite y terminamos definiendo mal las cosas… ¿A cuántos les ha pasado? Yo creo que a muchos en el mundo del rol les sucede.
Volviendo a Jeanne Kent, me resulta muy divertido ampliar su historia, después de todo es un personaje al que luego de re-definirlo un poco, aunque mantuve una buena parte de esa base cliché, logré sentir que tenía muchísimo que escribir de ella. Comprendí que realmente me gustaba el personaje, y ya tenía facilidad para llevarlo, cuando me encontré escribiendo el primer relato fuera de rol, simplemente en un Word escribiendo como me parecía a mí que hubiera sido una experiencia pasada de ella. Allí fue que empecé a pensar en mil cosas que podían hacer de Jeanne un mejor personaje, y terminé descubriendo la semana pasada que había logrado un personaje súper completo y, pecando de poca modestia, bastante bien logrado. Fue sorprendente darme cuenta de ello cuando me había castigado tanto a mí misma al sentar una base tan mala, pero hoy ya estoy tranquila de que llevó un personaje con el que me entiendo mucho más y que siento que, aunque a todos les parezca una chica muy normal y a nivel trama, poco interesante, a mí me gusta mucho llevar.

Después de todo y comprendiendo mejor a mi propio personaje principal en el rol, es que entendí que el rol es más que un simple juego, al menos para mí, es una experiencia literaria, creativa y de escritura muy amplia y, que en la piel de los personajes que nosotros mismos creamos, podemos entender y aprender muchas cosas de la vida misma. Sin embargo, como todo, el juego es sano y estimula las cosas buenas de uno hasta cierto límite, y también, como todo en la vida, mucha gente no conoce sus propios límites y termina generando conflictos, jodiendo a los demás y causando problemas en un lugar donde se supone que uno entra a despejarse y divertirse. No voy a admitir falsamente que jamás en estos seis meses se me cruzó por la cabeza o me sucedió de estar cerca de quedar involucrada en un conflicto entre usuarios, pero realmente, intento enfriar la cabeza y evitarlos, recordar que si entré al rol no era para eso e intentar pasar de este tipo de gente que se ve que no conoce los conflictos reales de la vida que va a generarlos en un ambiente creado para la distención. Es algo inevitable realmente, y así es como uno puede ver que, retomando, como el rol tiene sus cosas buenas, también las tiene malas, como todo, y que el 80% de las veces, depende completamente de errores humanos el pasarla mal en el rol. Pero bueno, ¿Somos justamente eso, no? Humanos, los humanos erran, no somos maquinas perfectas, por lo que, ojalá que todos pudiéramos relajarnos un poco más, simplemente rolear y divertirnos. Suena utópico, pero confío que algún día se pueda lograr, ya saben lo que dicen, la esperanza es lo último que se pierde.